Alberto contra el pueblo: «aunque griten no me van a doblegar»

Luego de la marcha 17A Alberto Fernández arremetió fuerte contra quienes salieron a las calles a manifestarse.

Después de las manifestaciones realizadas en varios puntos del país, el presidente realizó una conferencia de prensa en la que afirmó: «No nos van a doblegar los que gritan. Los que gritan suelen no tener razón y nosotros sabemos a qué vinimos«.

Aunque evitó hacer comentarios directos sobre el multitudinario reclamo hecho en las calles, muchas de sus palabras fueron una demostración clara de su inconformidad y desaprobación, dejando entrever que todo sería una maniobra política desde la oposición en base a mentiras y manipulaciones.

Durante la conferencia se enfocó en resaltar y alabar la exitosa gestión llevada a cabo para enfrentar la enfermedad y desarrolló: «Llegó el momento de dejar de lado las falsas disputas, los falsos discursos, las falsas palabras y recordar qué nos tocó, cómo fuimos capaces de salir del pozo; enfrentamos al peor de los monstruos, que es la enfermedad y fuimos capaces de hacerlo con inteligencia, de enfrentar a la enfermedad con inteligencia, dejándonos asesorar por los que saben. Y si hoy en estas cinco provincias estamos inaugurando obras es porque con inteligencia enfrentamos la pandemia«.

En este marco el Presidente se mostró optimista y recalcó el gran crecimiento que habría tenido la economía y las industrias «Nos decían que la economía se caía, pero la actividad industrial hoy es más alta que la del 19 de marzo cuando empezó la cuarentena«.

«Fuimos capaces de recuperarnos y todos los días vemos no solo cómo invertimos en obra pública sino cómo el sector privado arriesga, invierte y piensa en volver a crecer y a dar trabajo. Esto es lo que está pasando en la Argentina”, aseguró desde la Quinta de Olivos.

Para muchos el discurso del actual presidente ha sido una afrenta directa contra el pueblo y los intereses por los que se manifestó el pasado lunes. Intentó mantenerse al margen de los reclamos aunque desde una clara postura rígida e inflexible, desde la cual solo justificó lo injustificable, amparándose bajo una economía «en crecimiento» que claramente está en declive, que arrastra a las empresas y que cierra las oportunidades de trabajo a miles de argentinos.

Alberto contra el pueblo: «aunque griten no me van a doblegar»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *