Un mal silencioso: la anorexia nerviosa

Una disfunción que suele generarse por exceso de dolor emocional y miedo a los cambios vitales, con sensación real o no de gordura y falta de atractivo físico.

La anorexia nerviosa es un trastorno de origen neurótico padecido por miles de personas, en especial por los jóvenes y que se caracteriza por el rechazo sistemático de alimentos.

Un mal silencioso que desvirtúa la imagen corporal mental de quien lo padece y que muchos veces conduce al vómito voluntario, a una delgadez excesiva, e incluso, en mujeres, a la pérdida de la menstruación.

Quien lo padece llega al extremo de actitudes compulsivas, aferrándose a dietas calóricas estrictas, a ejercicios en exceso y a un control riguroso y constante de su peso corporal.

Este trastorno desvirtúa nuestra imagen corporal frente al espejo, dándonos la sensación real o no de gordura y sobrepeso.

Qué es lo que causa la anorexia nerviosa?

El bullying, la baja autoestima, la necesidad de aprobación del entorno, el querer encajar en los estereotipos de persona delgada, la baja tolerancia a la frustración, las exigencias familiares, la angustia, la depresión o el no ser capaz de llevar una dieta controlada son algunos de los factores que más influyen en personas que sufren este tipo de enfermedad.

También deben considerarse desde factores genéticos que pudieran causar trastorno corporales hasta problemas sentimentales, sensación de falta de amor, problemas sexuales o sensación de no atraerle físicamente a la pareja.

Como reconocer señales de la anorexia nerviosa?

La ausencia de regla durante más de tres meses en las mujeres, delgadez, atrofia y debilidad muscular, estreñimiento, escasas o nulas manifestaciones de apetito, caries dentales, ritmo cardíaco anormal con arritmias, bradicardias e hipotensión, impotencia en el hombre, descalcificación y osteoporosis, valores anormales de glucosa en sangre, anemia, leucopenia (leucocitos bajos), problemas de coagulación, caída de cabello, piel seca y sin brillo, hematomas espontáneos, mala absorción de los alimentos con el consecuente déficit de nutrientes y minerales, gastritis, ardor de estómago, nauseas y vómitos,  dificultad para concentrarse, actitudes de aislamiento, irritabilidad, ansiedad, depresión y conductas maniaco-depresivas.

Como tratar la anorexia nerviosa?

El primer paso es poder tomar conciencia de nuestro problema y reconocer que tenemos un trastorno que está perjudicando gravemente nuestra salud, y de ahí en más mostrarnos receptivos y abiertos a toda la ayuda que podamos recibir tanto de nuestra familia como de profesionales.

Debemos proponernos como meta reestablecer el equilibrio de nuestro cuerpo y recuperar nuestro peso ideal. Un programa psicológico y terapéutico es una buena alternativa para dar estos primeros pasos.

Asesorarnos en cuanto a planes nutricionales, médicos y psicológicos será fundamental para saber que actitudes comenzar a implementar para nuestra recuperación.

Dependiendo de la gravedad del trastorno, a veces es indispensable la hospitalización o el pasar tiempo en un centro de rehabilitación preparado con profesionales que puedan ayudarnos a superarnos dándonos las herramientas necesarias para ganarle no solo nuestro rechazo a los alimentos sino también a cuestiones como a los miedos, las debilidades, las frustraciones, la falta de confianza y en especial a la imagen corptor distorsionada que hemos creado de nosotros mismos.

Un mal silencioso: la anorexia nerviosa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *