Desde muy temprano mujeres de organizaciones políticas y sociales, y representantes de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito se convocaron frente al Congreso Nacional mientras en la Cámara de Diputados las comisiones debatían, por último día, el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo impulsado por el Gobierno nacional. La misma cita se dió en varios lugares del país, aunque no contó con el mismo apoyo que tuvo la marcha Provida días atrás.

Miles de personas se movilizaron este viernes frente al Congreso y multiplicaron sus mensajes en redes sociales en apoyo al proyecto de ley de legalización del aborto en una jornada con actividades que se repitieron en villas porteñas y en ciudades de todo el país, con protagonismo de personal de salud y docente bajo la consigna #LaProfeTeCree y #NiñasNoMadres, pero aún asi, el número de personas que marcharon no logró superar el de la semana pasada con los autoconvocados a favor de la defensa de la vida.

Desde muy temprano mujeres de organizaciones políticas y sociales, y representantes de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito se convocaron frente al Congreso Nacional mientras en la Cámara de Diputados las comisiones debatían, por último día, el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo impulsado por el Gobierno nacional.

En la calle, sobre la avenida Rivadavia, entre Callao y Riobamba, el tratamiento era seguido desde altoparlantes por personas reunidas bajo gazebos identificados con banderas verdes, celestes y rojas, aunque en su mayoría los grupos manifestantes pertenecían a distintos partidos políticos que exigían al ritmo de bombos y redoblantes.

Representantes de Nuevo Encuentro, del MST, del Movimiento Evita, La Cámpora, Liberación Popular, entre otras organizaciones, se dieron cita respetando poco el uso de barbijos, en una jornada soleada y ventosa, acompañada con cánticos por el derecho al aborto y música en la que hasta se coló «La mano de Dios», en recuerdo del astro fútbolístico Diego Maradona.

La feminista y abogada Nina Brugo, una de las redactoras del proyecto de ley, llegó cerca del mediodía y dijo confiar en que «las comisiones lleguen pronto a un dictamen positivo, que resguarde el derecho de las personas, como el derecho a la salud pública, para que la próxima semana sea tratado en la Cámara de Diputados».

«Somos optimistas, creemos que el proyecto tendrá aprobación en Diputados para que luego sea enviado a Senadores donde esperamos que en esta oportunidad sea votado, porque el conjunto de la sociedad apoya una ley que contribuya a los derechos de las mujeres», señaló.

La dirigente dijo que, según una encuesta, «el 54% de la sociedad argentina apoya el proyecto» y consideró que «va a redundar en el bien del país, lo que tendrá una repercusión en América Latina, conforme la marea verde que existe. Sabemos que esta ley hace a la libertad y el derecho a decidir de las mujeres y de toda persona capaz de gestar». Sin embargo, las encuestas y sus resultados han sido dudosas por haber de por medio intereses egoístas, particulares y ocultos que han inflado números y estadísticas, no reflejando la opinión de la mayoría de argentinos.

En tanto, Jenny Durán, de la Campaña por el Derecho al Aborto, dijo a Télam que hoy tendrán lugar más de 40 actividades con las que buscan presionar que se apruebe el proyecto que permite el aborto, ya que del otro lado hay mucha gente que se opone».

La dirigente intento argumentar con frases correctamente políticas que el proyecto del Ejecutivo «despenaliza el aborto hasta la semana 14, rescata los derechos de niñas, niños y adolescentes, y realiza un abordaje integral para garantizar los derechos sexuales y reproductivos».

Magui Fernández Valdéz, del Observatorio Nacional de Acceso al Misoprostol, consideró que este «es un momento histórico, muy importante para el feminismo y el transfeminismo, de muchos años de militancia por el acceso a la información al misoprostol y al acceso seguro al aborto».

«No es casual que este momento ocurra de la mano de un gobierno populista que tomó la decisión de cumplir con las promesas de campaña y enviar un proyecto acorde al momento histórico que vivimos, al Congreso», afirmó.

También consideró «muy importante la legalización del aborto porque no solo descomprime el sistema de salud, sino que además fomenta autonomía de los cuerpos gestantes en la gestión de abortos seguros», dejando de lado el hecho de que la legalización de aborto no es una cuestión de salud pública.

En tanto, Victoria Grande, de la Juventud Comunista Revolucionaria, consideró que este «es un momento de lucha, de estar en las calles más que nunca, porque el aborto se vota en el Congreso pero se conquista en las calles con el derecho a decidir». La joven consideró que «el proyecto que se decida va a ser el mejor para las mujeres debido a que en este momento se hace en la clandestinidad».

Por su parte, Nora Acuña, del Movimiento Popular la Dignidad, manifestó a Télam su deseo de que «dejen de morir pibas de manera clandestina. Es una obligación de la salud pública que podamos decidir sobre nuestros cuerpos».

Por su parte, Gimena Bucci, de la agrupación «13 de abril» del Frente de Todos, consideró que la posibilidad del aborto seguro «es una reivindicación, es un derecho a decidir que nos debe la democracia» y declaró que el aborto es la justicia social que buscan los peronistas.

A las 17, la Red de Profesores y Docentes realizaron una intervención en las redes sociales a través del #LaProfeTeCree y #NiñasNoMadres, para mostrar la importancia de defender los derechos de los niños y niñas nacidos en los centros de salud y escuelas, y a las 18, se desarrollará el último pañuelazo previo a la aprobación de la ley.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.